Jacques Issorel y Machado


JACQUES ISSOREL 
Miembro de la Fundación Antonio Machado de Collioure 
Profesor de la Universidad de Perpignan


La plaza tiene una torre, 
la torre tiene un balcón,
el balcón tiene una dama,
la dama una blanca flor.
Ha pasado un caballero
-¡quién sabe por qué pasó!-,
y se ha llevado la plaza,
con su torre y su balcón,
con su balcón y su dama,
su dama y su blanca flor.

Antonio Machado 
De un cancionero apócrifo 

En francés y español. 


Artículo escrito por Jesús Bozal Alfaro en relación a este libro del profesor Issorel, en agradecimiento a la siempre cordial acogida en Collioure y su colaboración en cuantas iniciativas han tenido una relación con la figura de Antonio Machado. 


FERNANDO VILLALÓN,
por JACQUES ISSOREL
(Sevilla, Espuela de Plata, 2011, 208 p.)
Jesús Bozal Alfaro
Soria, 2015

“Fernando Villalón, la pica y la pluma”, conforman el retrato de un escritor excepcional. Muchos han sido los estudiosos que se han acercado a su vida y a su obra para destacar su contrastada categoría humana y literaria. Sin embargo, el “manotazo de silencio” recibido tras su muerte (1930), como escribe Manuel Halcón, hace necesaria una reivindicación permanente. En ese incansable empeño, el profesor Jacques Issorel ha publicado este libro.
Antológico, en cada una de sus partes, el profesor Issorel, autor del libro, trata de dar al lector referencias exactas de un personaje apasionado por la vida y la escritura: una biografía de ganadero tal y como Villalón hubiera esperado, y un estudio de su obra con mirada de experto y generosidad de lector militante y comprometido.
El título, Fernando Villalón, la pica y la pluma, parece una evocación: un nombre propio y dos objetos/símbolos, que nos enseñan, como primeros detalles, las dos realidades de la vida del personaje: el oficio de ganadero y el oficio de escritor. Dos etapas diferentes, marcadas cada una de ellas por uno de estos símbolos; o, si se prefiere, dos metáforas paralelas que conviven en comunión perfecta y resumen una vida entera.
La portada contiene, además, el índice completo del libro: perfil comentado a modo de biografía; retrato breve de su paso por el mundo de la ganadería; estudio serio, riguroso, exacto, virtuoso de alguna manera, de sus tres libros publicados y papeles póstumos; antología mimada, rica en color y melodía; y, en fin, extensa bibliografía con todos los registros disponibles. ¿Por qué –cabría preguntarse- una bibliografía tan completa? Para que el lector sepa, nos atrevemos a responder nosotros, que la obra de Fernando Villalón brilla, sin remedio, como diría Max Aub, de la inteligencia, gracias a todos aquellos que han estudiado y valorado todos sus matices.
Desde el principio, el autor insiste: “Vigencia y actualidad de su obra”, “signo esperanzador”, “interés”, en España y en otros países,… Jacques Issorel parece querer encaminarnos constantemente hacia el mismo futuro esperanzador: “Pero ya hablarán por ti cumplidamente las trompetas cuellilargas de la Fama.” (Manuel Halcón).
La vida de adulto de Fernando Villalón, contada por el profesor Issorel, transcurre entre compras y ventas de cortijos, casas, toros, y luego nos habla de la escritura, la publicación de parte de su obra, el conocimiento de personajes de su generación, la angustia “por la imposibilidad material de dedicarme de lleno, integralmente a la literatura” (carta a Mauricio Bacarisse). Vida dual, complementaria, entre la pluma y la pica, entre la ruina y el éxito. Todo hecho con pasión, con generosidad. Y, al final, inexorablemente, “la Fama”: “Porque solo la creación apasionada –escribiría Juan de Mairena- triunfa del olvido.”
Del Villalón ganadero, el profesor Issorel destaca la pasión con la que vive la lucha del torero y el toro; el hombre y la naturaleza; la sabiduría de ambos y la lucha desigual a favor del primero. José María de Cossío (1944) entendió perfectamente el pensamiento del escritor: “Para Villalón el toro era animal casi sagrado, y en la lucha de la plaza debía ser vencido, no humillado.” Y fue precisamente su pretensión de equilibrio toro/torero lo que le llevó a la ruina, pues las figuras del momento, Juan Belmonte, Joselito, prefirieron otros toros. Su fracaso en los negocios le llevaría a volcarse en la literatura. Una obra, de extraordinaria calidad, que se conserva tan vigente como el primer día. Y éste es precisamente el objetivo del profesor Issorel proponiéndonos con humildad y orgullo este libro. Bastaría con deleitarse con su estudio riguroso y emocionado, milimétricamente definido, en homenaje al escritor español. Pero su pretensión va más allá: mostrar la brillantez de su conjunto, para que se haga justicia con cada uno de sus textos, y que las nuevas generaciones de estudiosos y lectores recojan el testigo y sigan profundizando en su conocimiento. No se puede decir más, insinuar más, proclamar más, explicar mejor una obra literaria: “Todo suena a auténtico” (Andalucía la Baja); “una nueva manera de escribir Andalucía” (La Toriada); “búsqueda de la memoria del pueblo andaluz” (Romances del 800);… Por esa razón, hasta la selección de textos responde a una devoción intelectual contrastada. Desde los primeros versos de “El pozo de la cañada” -en “Andalucía la Baja”-, hasta su impresionante “Kaos”, cada verso, cada estrofa, cada poema, elegidos antológicamente, son un ejemplo continuado de preciosidad, exactitud, encanto, brío, esfuerzo consumado, acierto y poesía de las grandes, digna de la generación del 27, en la que Villalón tiene su asiento, de la Andalucía eterna, alejada del costumbrismo, reflejo del pueblo que la habitó siempre, “sabio y digno”, tal el pueblo soriano para Machado. ¡Un paseo lírico por Andalucía, por el mundo entero, con música de Sevillanas!
En fin, haber querido recoger en un libro completo todas las entradas, registros, que nombran, uno por uno, a todo Fernando Villalón, no es sino otro reconocimiento más a la trascendencia de esta obra. Villalón no es un escritor, un poeta, un personaje del pasado, sino, como Machado, el cantor que nos descubre, al leer sus versos, lo maravilloso del espacio y del tiempo “contemplados” durante toda una vida. Y eso solo lo consiguen siempre –de ahí la insistencia del profesor Issorel- los elegidos. Entre ellos, Fernando Villalón. 

Nuevo libro del profesor Jacques Issorel: 

"Últimos días en Collioure, 1939 y otros estudios breves sobre Antonio Machado". 
Editorial Renacimiento, Sevilla 2016.

Nuevo libro del profesor Jacques Issorel: “Últimos días en Collioure, 1939 y otros estudios breves sobre Antonio Machado”.

El libro está magníficamente editado por la Editorial Renacimiento, Sevilla 2016.

Este nuevo texto recoge, con el rigor que caracteriza a su autor, Jacques Issorel, una carta inédita de Joaquín Machado, hermano de Antonio Machado, a Marcel Bataillon, exiliado español en Francia, del 26 de julio de 1954.


Jesús Bozal Alfaro
Fundación Española Antonio Machado (FAM)