Juan Antonio Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria,  4 de abril de 2021

Manos

Por Juan A. Gómez Barrera





Heraldo-Diario de Soria,  25 de marzo de 2021

El sarcófago románico de Catalañazor

Por Juan A. Gómez Barrera




Heraldo-Diario de Soria,  10 de marzo de 2021

El sarcófago románico de Catalañazor

Por Juan A. Gómez Barrera





Heraldo-Diario de Soria,  5 de febrero de 2021

Ángel García y Ángel Lacalle: los "ángeles sorianos"

Por Juan A. Gómez Barrera



Heraldo-Diario de Soria,  29 de enero de 2021

Sorianos en la "Guerra de África" de 1859-1860

Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria,  13 de enero de 2021

Ángel García y Ángel Lacalle: los "ángeles sorianos"

Por Juan A. Gómez Barrera



Heraldo-Diario de Soria,  29 de noviembre de 2020

Victoriano de Vicente Gil, el otro pintor de Salduero

Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria,  14 de diciembre de 2020

La pieza sólida

Por Juan A. Gómez Barrera





Heraldo-Diario de Soria,  18 de noviembre de 2020

Las "medallitas" de Bernardo Robles

Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 1 de noviembre de 2020

"El Látigo Soriano"

Por Juan A. Gómez Barrera




Heraldo-Diario de Soria, 19 de octubre de 2020

Salud, instrucción y filantropía

Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 4 de octubre de 2020

El pintor y sus amigos

Por Juan A. Gómez Barrera




Heraldo-Diario de Soria, 20 de septiembre de 2020

Nicolás Rabal, Daniel Cortezo e Isidro Gil

Por Juan A. Gómez Barrera



Heraldo-Diario de Soria, 6 de septiembre de 2020

Cipriana, cantinera soriana cautiva de Abd el Krim

Por Juan A. Gómez Barrera





Heraldo-Diario de Soria, 9 de agosto de 2020

Vicisitudes modernas del Castillo de San Esteban de Gormaz


Por Juan A. Gómez Barrera




Heraldo-Diario de Soria, 27 de julio de 2020

Curiosidades 


Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 14 de julio de 2020

Sigma


Por Juan A. Gómez Barrera



Heraldo-Diario de Soria, 29 de junio de 2020

Cuando se tiene algo que decir y se dice


Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 14 de junio de 2020

Sigma

Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 31 de mayo de 2020

El expolio de San Miguel de Parapescuez


Por Juan A. Gómez Barrera


El Día de Soria, 14 de mayo de 2020

Zapatería, 18


Por Juan A. Gómez Barrera

El Día de Soria, 4 de abril de 2020

21 de abril de 1920


Por Juan A. Gómez Barrera


El Día de Soria, 4 de abril de 2020

Guerra y postgerra en el Museo Numantino


Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 8 de abril de 2020

Las ateneistas sorianas


Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 9 de marzo de 2020

Una historia real de préstamo intelectual

Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 24 de febrero de 2020

La irregularidad singular de Francisca Ruiz Pedroviejo



Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 10 de febrero de 2020

El solar donde vivieron los Bécquer



Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 27 de enero de 2020

El lado femenino del Machado


Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 13 de enero de 2020

Gregorio Cecilia, el pirotécnico de Talveila


Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 30 de diciembre de 2019

Sin ir más lejos

Por Juan A. Gómez Barrera



Heraldo-Diario de Soria, 16 de diciembre de 2019

El día en que a la Plaza de Herradores le cambiaron el nombre

Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 2 de diciembre de 2019

La Soria de los archivos

Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 18 de noviembre de 2019

¿Fue Encarnación López Chércoles la primera alumna del Instituto de Soria?


Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 4 de noviembre de 2019

La Ilustración Numantina, una Sociedad olvidada


Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 21 de octubre de 2019

Luz Navarro Mayor (1918-2014)


Por Juan A. Gómez Barrera



Heraldo-Diario de Soria, 7 de octubre de 2019

Centro Soriano "Numancia" de Buenos Aires


Por Juan A. Gómez Barrera




Heraldo-Diario de Soria, 23 de septiembre de 2019

La lógica del azadón y el documento

Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 9 de septiembre de 2019

Algo más sobre la revista "Numancia" de Málaga


Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 26 de agosto de 2019

Las dos "Numancias" (Revistas)


Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 12 de agosto de 2019

María Teresa León, embajadora de los sorianos de América

Por Juan A. Gómez Barrera



Heraldo-Diario de Soria, 29 de julio de 2019

Donde se da razón de la novela de Leandro Luis de la Orden

Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 15 de julio de 2019

Historia del caballero capitán D. Saturio de Numancia

Por Juan A. Gómez Barrera


Heraldo-Diario de Soria, 1 de julio de 2019
"6 noticias 6" sobre las fiestas de San Juan

Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 17 de junio de 2019
IGNACIO LAVILLA NAVA

Por Juan A. Gómez Barrera





Heraldo-Diario de Soria, 3 de junio de 2019

Urbión, imán de poetas y escritores en la cumbre

Por Juan A. Gómez Barrera


Tomás Pérez Frías y el Gobierno Fotográfico Casado: una historia singular

Heraldo-Diario de Soria, 20 de mayo de 2019

Por Juan A. Gómez Barrera

Prisioneros, camas de paja y trabajos municipales
Heraldo-Diario de Soria, 22 de abril de 2019

Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 8 de abril de 2019
De Tetuán a Barcelona pasando por Soria

Por Juan A. Gómez Barrera

*****************
Juan A. Gaya Nuño, conductor, ocasional, de un Seat 1400

Heraldo-Diario de Soria, 11 de marzo de 2019

Por Juan A. Gómez Barrera



Heraldo-Diario de Soria, 25 de marzo de 2019
"Isabel Almarza", la heroina de la profesora Rosa Ortega y Canadell

Por Juan A. Gómez Barrera

Heraldo-Diario de Soria, 25 de febrero de 2019



Heraldo-Diario de Soria, 22 de enero de 2019
Trayectoria soriana de Pedro Echeverría Bravo (1926-1928)

Por Juan A. Gómez Barrera


Pedro Echeverría Bravo 
Heraldo-Diario de Soria, 7 de enero de 2019

Por Juan A. Gómez Barrera












------------------


SAN NICOLÁS / SAN JUAN DE RABANERA  El pasado 31 de agosto, al revisar un olvidado fichero en el Museo Numantino, tuvo el autor la fortuna de localizar el documento que aquí se presenta y retroceder, en un viaje sin duda excepcional, ciento diez años en la evolución cultural de nuestra ciudad

Una foto-postal con mucha Historia

Juan A. Gómez-Barrera*  

Anverso de la foto-postal que desde Granada remitió José Alfonsetti a Teodoro Ramírez el 8 de noviembre de 1908 (Fotografías del documento Juan A. Gómez-Barrera/Museo Numantino).


Eran las 12 menos 20 minutos del día 26 de octubre de 1908 cuando José Alfonsetti disparó su cámara y dejó para siempre inmortalizado el preciso instante en que los obreros que trabajaban a las órdenes de Teodoro Ramírez, del arquitecto Andrés de Lorenzo, del maestro de obras Guillermo Benito y del propio e inteligente profesor de la Escuela de Artes e Industrias de Granada se afanaban en colocar el tímpano de la portada de San Nicolás a los pies de la iglesia de San Juan de Rabanera. Fuera de cámara, al igual que los distinguidos señores citados, es de suponer contemplaban la escena el abad de la Colegiata, Santiago Gómez Santacruz; el cura párroco de San Juan; el promotor de las obras, Bernabé Benito; algunos de los artistas que en la restauración del templo venían trabajando desde el 1 de Julio, como el leonés Guillermo Bolinaga autor de las vidrieras en él instaladas y el carpintero soriano Juan Celorrio responsable del nuevo pavimento de madera; los ciudadanos Castor Latorre Serrano y Ramón García y, desde luego, una buena representación del pueblo de Soria que “con raro entusiasmo, dado su carácter y manera de ser, había presenciado día por día y detalle por detalle, cuantos trabajos se venían ejecutando”. No estaría muy lejos el sabio arqueólogo José Ramón Mélida, quien algún tiempo después, primero en el madrileño “El Correo” y en nuestro “Noticiero de Soria” y luego en las páginas del “Boletín de la Sociedad Española de Excursiones”, dejaría precisas y bellas crónica del monumento restaurado. Y presentes debieron estar también los restantes miembros de la Comisión Provincial de Monumentos, austeros vigilantes de la conservación y del devenir artístico local.
         La desolada y triste historia de la iglesia de San Nicolás, anunciada en 1577 con el derribo de la capilla de Santa Catalina y desatada en 1739 con la amenaza de ruina de un arco de la cabecera, se agravó con la evidencia, sucesivamente denunciada en 1805, 1820, 1827 y 1847, de que el empuje de los arcos del crucero producía un notable desplome en el muro de la fachada, y quedó constatada de manera definitiva en 1858 cuando el informe solicitado por el Ayuntamiento al ingeniero de Obras Públicas recomendó la urgente demolición de la techumbre ante su inminente hundimiento. Es verdad que a la iglesia de San Nicolás, apenas unos meses más tarde de su atroz derribo, le llegó cierta luz de satisfacción y orgullo cuando un jovencísimo Eduardo Saavedra extendió al país entero, a través de las páginas de la “Revista de Obras Públicas”, las bellas notas artísticas de su portada y de su fábrica románica, notas que en 1894 divulgaría entre los sorianos Teodoro Ramírez. Los textos de ambos se repitieron por doquier en el “Boletín Oficial” y en los periódicos locales, y aunque ciertas autoridades no vieron en las ruinas más que problemas urbanos, y el 30 de noviembre de 1904 el gobernador civil Juan Zapata llegó a escribir a Mariano Granados como miembro de la Comisión de Monumentos “que la dichosa portada no vale tanto como suponen”, estas mismas autoridades empezaron a contemplar su traslado a otro lugar.  

Reverso de la foto-postal que desde Granada remitió José Alfonsetti a Teodoro Ramírez el 8 de noviembre de 1908 (Fotografías del documento Juan A. Gómez-Barrera/Museo Numantino).

         Podría decirse -aunque no sea verdad en su causalidad pues nació, creció, estudió, investigó y desempeñó altas dignidades honoríficas y culturales en Soria- que entonces pasó por allí el ya varias veces citado Teodoro Ramírez, académico correspondiente de las Bellas Artes, individuo de la Comisión de Excavaciones de Numancia, miembro activo de la referida Comisión Provincial de Monumentos y riguroso amante de las tradiciones y de las artes sorianas, con especial predilección por las que ofrecía al exterior la iglesia de San Juan de Rabanera. Las sucesivas reparaciones, añadiduras y, como al poco escribiría Mélida, “vejaciones infinitas” habían ocultado, cuando no desfigurado, el interior de la primitiva fábrica de la que apenas era perceptible la cúpula y el ábside, que aparecía, además, encalado y tapado por un enorme retablo del siglo XVI. La decepción consiguiente era palpable entre usuarios y visitantes, y esa dualidad estética fue motivo de múltiples conversaciones entre Ramírez, Mélida, Granados y Alfonsetti, cuando el primero dejaba Palencia donde estaba al frente de la Compañía Arrendataria de Tabacos, el segundo y el tercero se acercaban a La Muela para proseguir las excavaciones de Numancia y el cuarto cumplimentaba su descanso de las clases granadinas. Mas en julio de 1908, los atrevidos juicios hablados se convirtieron en efectivas obras, costeadas de forma generosa y en exclusiva por el mismo Ramírez, que se prolongaron hasta bien avanzado el mes de diciembre y cuyo elemento más visible, aunque no el único, fue el trasplante de la portada de San Nicolás.
         Y así, el domingo 27 de diciembre, a las 11 menos 15 minutos, las campanas de San Juan, enmudecidas mientras duraron las obras, reiniciaron su alegre volteo y anunciaron la ceremonia religiosa que habría de inaugurar el “nuevo” templo en el que todo parecía haber cambiado. Oficiaron los sacerdotes Simón de la Orden, Cipriano Calonge y Saturio Sáenz y la oración sagrada, a cargo del abad Santiago Gómez Santacruz, resultó, al decir de las crónicas, “todo lo elocuente, fogosa y erudita que el caso exigía”. Seguramente, en algún punto velado de aquella plática, las miradas cruzadas de José Alfonsetti y Teodoro Ramírez recordaron aquel otro momento, a las 12 menos 20 minutos del día 26 de octubre de 1908, en que las habilidades fotográficas del profesor grabaron para siempre la mudanza más famosa de la historia de la ciudad.
         [El testimonio gráfico que se ofrece es único y exclusivo; absolutamente inédito; pertenece a los fondos archivísticos del Museo Numantino; y es la primera vez que se reproduce en un medio impreso].

        
Juan A. Gómez-Barrera es Doctor en Geografía e Historia, Catedrático jubilado de Instituto y Académico Correspondiente por Soria en la Real Academia de las Buenas Letras de Barcelona.



 Artículo publicado en Heraldo-Diario de Soria, 7 de septiembre de 2018.

---------------

Heraldo-Diario de Soria, 31 de agosto de 2018
Mathilde Pomès en Soria
Juan A. Gómez Barrera